Durante el pasado 2021, fueron promovidos 14 juicios de amparo en contra de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), por parte de integrantes de la comunidad universitaria que recurrieron a dicho medio de defensa legal al inconformarse contra resoluciones tomadas por órganos e instancias de esta Casa de Estudios.

El abogado General de la UAQ, Dr. Gonzalo Martínez García, informó que la mayoría de estos procedimientos tienen que ver con: bajas por Reglamento ó discrepancias de estudiantes con las calificaciones que en un momento determinado les fueron aplicadas por un docente.

Sin embargo, el funcionario destacó que, aunque algunos procesos siguen en trámite, en general los casos se han resuelto de manera favorable para la Universidad, al considerar los Jueces de Distrito los actos de esta Institución como válidos legalmente.

En este sentido, subrayó que, a la fecha, ninguna de las decisiones que ha emitido el Consejo Universitario en materia de responsabilidad de estudiantes que incurrieron en conductas graves y que han derivado en suspensión de derechos o expulsión definitiva, ha sido materia de concesión de amparo. Es decir, esas decisiones se han mantenido como legalmente válidas.

Aunque por razón de protección de datos personales no se puede ofrecer nombres de los quejosos, el Dr. Martínez García habló de algunos asuntos destacables en los que los promoventes no lograron acreditar la inconstitucionalidad de los actos que señalan. Entre ellos se encuentra el caso de una demanda de amparo promovida por una estudiante en contra de actos de la Comisión Instructora y de diferentes autoridades de la UAQ.

“En este caso fue de una señorita que manifestaba el no tener conocimiento de un procedimiento que se seguía en su contra. Ese asunto fue resuelto de manera favorable para la Universidad. Se estimó que ese amparo debería ser sobreseído, lo cual significa que no hubo sentencia condenatoria o en detrimento de la UAQ”, dijo el abogado.

“También tenemos otro caso destacable, el de un maestro jubilado que promovió amparo en contra de diferente autoridades universitarias y externas, como la Legislatura del Estado y la Secretaría de Gobierno. Esa demanda de amparo fue resuelta por el Juzgador Federal determinando que debía ser sobreseída. Esto ocurrió en sentencia reciente del 6 de octubre del 2021”, añadió.

De las resoluciones a favor de la Universidad Autónoma de Querétaro también mencionó el caso de un alumno que promovió una demanda de amparo y finalmente en la sentencia, el Juez de Distrito reiteró que la Institución está en libertad de dictar sus actos, siempre y cuando lo haga de manera motivada y fundada, es decir, apegada a la norma constitucional.

“Asimismo, se dictó una sentencia en un juicio de amparo promovido por una docente y en ese juicio se decidió otorgarle el amparo, solo por uno de los actos; pero los demás actos que reclamó no fueron estimados como procedentes y no fue amparada en ese sentido”, indicó.

Otros temas recurrentes a las demandas de amparo van en relación con la baja definitiva de estudiantes.

“Un caso en específico que se dio fue por una baja de un joven a razón de haber reprobado la mayoría de las materias de la carga académica de un semestre determinado: en este caso se trata de regla que está en el Reglamento de Estudiantes y adoptada por las Facultades. Se decide promover el amparo por el alumno, y finalmente, aunque existe el derecho a la educación, por otra parte, este derecho se encuentra sujeto a las reglas propias que ha establecido la UAQ en ejercicio de su autonomía”, comentó el Dr. Gonzalo Martínez.

“Es importante destacar que, finalmente, cuando se dice que se otorgó un amparo a un quejoso, la Universidad pierde, esto no es así; la UAQ no pierde, simplemente la autoridad consideró que había un acto que tenía un vicio en su formalidad y habría que subsanar esa formalidad. Decir: pierde la Universidad, pues no, porque todas las autoridades en ejercicio de sus atribuciones emiten actos y los particulares cuando consideran que se afecta su esfera jurídica pues acuden al amparo. El juicio de amparo no es un juicio de resarcimiento o de responsabilidad, sino que es de protección de derechos humanos y la administración actual de la UAQ se ha preocupado por el respeto y la protección de derechos humanos; y desde luego cumplir con las formalidades que establece la Constitución. Esto implica un cuidado detalle en la emisión de los actos porque muchos de ellos son sometidos a la revisión del Tribunal Federal, vía el juicio de amparo”, especificó el Abogado General de la Máxima Casa de Estudios del estado.