Busca universitaria crear instrumento de valoración alimentaria

A través del Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (FOPER) 2018, la Licenciada en Nutrición, Ximena Yuritzin Jiménez Sánchez, estudiante de la Maestría en Ciencias de la Nutrición Humana en la Facultad de Ciencias Naturales (FCN) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), desarrolla su proyecto “Diseño y validación de un instrumento de medición para determinar el perfil alimentario familiar”.

De acuerdo con la universitaria, el objetivo de su investigación es elaborar un cuestionario o herramienta que permita hacer una clasificación de perfiles familiares con base en los conocimientos, actitudes prácticas y diversidad alimentaria de las familias en el municipio de Querétaro.

“Queremos hacer este instrumento para tener un panorama de cómo están  las familias en cuanto a conocimientos y prácticas de alimentación, hacer un diagnóstico para realizar una planificación de proyectos de alimentación y que este se utilice antes de llevar a cabo programas de educación nutricional para que realmente se focalicen en los problemas que tienen estas familias”, afirmó.

Explicó que en la actualidad existen varios programas de nutrición, sin embargo, dijo, estas estrategias no han logrado disminuir la prevalencia de enfermedades crónicas de la población, sobre todo de los niños, quienes presentan problema de obesidad.

“La pregunta es por qué está pasando si hay intervención, campañas, programas y no están funcionando. Revisando, encontramos que no existe como tal un instrumento que se utilicen para diagnosticar a la población, se aplican los programas pero sin conocer la problemática de las familias, ni investigar sus actitudes hacia la alimentación”, subrayó.

Agregó que su investigación abonará a detectar las problemáticas que tienen las familias para planificar su alimentación.

Para el proyecto, la universitaria realizó una prueba piloto de su instrumento de medición, que consistió en un cuestionario, posteriormente se eliminó aquellos puntos que no resultaban prácticos para dar paso al instrumento final.

Son 100 familias del municipio de Querétaro, con hijos entre los seis y 12 años de edad, la población a la que se les aplica el cuestionario. Los lugares de captación son escuelas públicas, ya que es donde los niños tienen más problemas de alimentación. Los temas específicos que se manejan en la prueba están  relacionados al tema del consumo de alimentos nutritivos, comida chatarra, bebidas y el número de comidas al día.

“Todo va enfocado a los niños, su alimentación es lo que nos interesa. Se aplican dos tipos de cuestionario, uno para papás, que se envía y se les da un plazo de una semana para contestarlo; y el cuestionario  a los niños, que es una entrevista que se hace en dos sesiones, se usa material didáctico e imágenes”, comentó la alumna Jiménez Sánchez. 

En el desarrollo de su proyecto cuenta con la asesoría de la Dra. Elizabeth Elton Puente, directora de la FCN.