Continúa el Verano Intensivo UAQ, también en el Semidesierto queretano

Estudiantes de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) siguen en el Verano Intensivo 2018, en el cual, a través de trabajos comunitarios en las zonas más vulnerables de la entidad, se vinculan el quehacer universitario y el compromiso social. Por ello, la rectora de la Máxima Casa de Estudios de la entidad, Dra. Teresa García Gasca se reunió ahora con la brigada de Camargo, municipio de Peñamiller.

 

En esta localidad, enclavada en una de las áreas mineras más importantes de Querétaro, los 19 brigadistas de la Universidad, realizan acciones con la metodología de participación comunitaria por medio de narrativas y una cartografía crítica y llevan a cabo actividades con niños y jóvenes de la localidad en torno a su forma de vida y la de su comunidad. También realizaron un recorrido con algunos de los mineros locales, quienes les platicaron sobre las condiciones en las que trabajan. 

 

Además de la minería -principal elemento económico de la comunidad- otra de las actividades más importantes es el comercio, desgraciadamente, la geografía de la población dificulta el traslado de mercancías y se encarecen algunos productos.

 

“Tuve la oportunidad de entrar hasta el fondo de la mina donde están trabajando y te das cuenta de la realidad de su situación y cuánto puede batallar una persona para tener unos cuantos pesos. Para mí esta experiencia ha sido positiva y estoy contento de estar aquí y ayudar”, dijo Jesús Fermín Sáenz Alonso, alumno de la Facultad de Ingeniería.

 

Posteriormente, las autoridades de la UAQ se trasladaron a Boxasní, en el municipio de Cadereyta de Montes, en donde otro equipo de brigadistas colaboran en los talleres del artesano Agustín González así como en los de Guadalupe y Hortensia Martínez, capacitándose en la producción del barro y la generación de enseres tradicionales con este material.

 

En esta comunidad, la Dra. García Gasca agradeció el apoyo de estas personas y sus familias por recibir a los jóvenes en sus hogares, asimismo, destacó el empeño que han puesto los estudiantes durante su estancia en este lugar.

 

Los universitarios coincidieron en que resulta fundamental continuar, con la ayuda de los artesanos, este oficio tradicional que tiene una importancia cultural de trascendencia y que por medio de su herencia se trasmita de generación en generación. 

 

“Es una maravilla trabajar el barro, don Lupe ha sido un buen maestro y nos enseña a valorar mucho estos materiales que provienen de la misma naturaleza, porque uno puede ver sólo tierra y agua, pero la forma en que lo valoran los artesanos y el arte que hacen con sus manos es excelente”, expresó la alumna Cecilia Alejandra De Jesús Martínez.

 

Finalmente, visitaron a los alumnos que realizan su estadía en la comunidad de Ajuchitlán, en el municipio de Colón, quienes construyen en el plantel de la Escuela de Bachilleres de esta demarcación, una cisterna de ferrocemento, la cual aprovechará, por medio de las canaletas del arcotecho, el agua de la lluvia para regar un huerto instalado a un costado de esta infraestructura, en el cual plantarán durazno, guayaba, pera y manzana.

 

En este recorrido estuvieron la Dra. Teresa García Besné, secretaria de Extensión Universitaria; la Mtra. Paulina Becerril Luna, directora de Vinculación Social y la Mtra. Sofía Rivas Padrón, coordinadora de Enlaces e Intervención Social, quienes también reconocieron la labor de los universitarios en estas jornadas.