Investiga estudiante de la UAQ resistencia bacteriana a medicamentos en perros

El alumno de séptimo semestre de la Licenciatura en Medicina de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Josué Cornejo Miranda, realizó la investigación “Identificación de resistencia bacteriana en E. coli, antibióticos en canes domésticos y callejeros”, el cual participó en el Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (FOPER) 2017.

 

De acuerdo con el universitario se han hecho investigaciones en cuanto a la resistencia bacteriana en seres humanos y animales de producción, y no en animales de compañía como los perros.

 

“Es importante analizar sus bacterias, si tienen resistencia, debido a que en la medicina veterinaria se usa muchos antibióticos y existe la posibilidad de que tanto dueños y mascotas se puedan transferir genes de resistencia y esto es un problema grave y un problema de salud”, afirmó.

 

Para llevar a cabo la investigación tomó muestras a 130 canes, tanto de la clínica de pequeñas especies de la UAQ, considerados perros domésticos; como de la Unidad de Control Animal del Municipal de Querétaro (UCAM), para el caso de los callejeros.

 

“Las muestras se sembraron para que crecieran las bacterias, se seleccionaron las que respondían a las características morfológicas de la E.coli, se hizo un procedimiento de biología molecular que consiste en saber si es la bacteria,  sabiendo que era,  hicimos pruebas de sensibilidad a antibióticos, probamos 15 con procedimiento automatizado y nos arrojó que el total de las 130 muestras que tomamos,  alrededor del 30 por ciento era resistente a uno de los antibióticos  y esto coincidió que eran los más utilizados en la medicina veterinaria”, acotó.

 

Dentro de los antibióticos probados y que presentaron más resistencia fueron: la ampicilina y la trimetoprima/sulfametaxazol.

 

“Resistencia se entiende como la capacidad que tienen las bacterias a oponerse a los efectos de los antibióticos, los cuales deben de acabar con estas bacterias y no dejar crecer, cuando se presenta, se generan enzimas que degradan estos antibióticos y ya no hacen el mismo efecto, se tienen que usar otros más fuertes para poder acabar con las bacterias”, apuntó.

 

El alumno refirió que la bacteria E. coli está presente en casi todos los seres vivos, generalmente se aloja en el intestino, causa infección en las vías urinarias y en casos más graves, encefalitis. 

 

“Nos preocupamos por el uso indiscriminado de antibióticos en medicina humana y veterinaria, y tenemos planeado investigar cual es la relación que existe entre los canes y sus dueños para el FOPER 2018”, afirmó.

 

La investigación la efectuó el estudiante junto con sus compañeros de quinto semestre de la misma Licenciatura, Juan Carlos Ferreira y José Guzmán.