Dra. Guadalupe Zaldivar Lelo de Larrea

Por: Berenice Luna

Fotografía: Gybsán Villagómez

"Soy muy apasionada y cuando algo me gusta soy muy dedicada" 

Desde temprana edad, la Dra. Guadalupe Zaldivar Lelo de Larrea se sintió atraída por la química y biología. Finalmente, en su juventud conjugó esos intereses estudiando la Licenciatura en Médico General que imparte la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

 

Originaria de Querétaro, nació el 30 diciembre de 1960 y fue alumna de la segunda generación de este programa académico, de 1979 a 1985. Luego de su desempeño profesional en el ámbito hospitalario, en 1989 se integró a la Facultad de Medicina como docente y a partir de entonces ha sido responsable de diversos cargos administrativos, así como de proyectos de investigación.

 

Actualmente, aunado a su labor docente, es jefa de Investigación y Posgrado de la Facultad de Medicina y se encuentra trabajando en diversas iniciativas científicas en torno al estudio del cáncer.

 

“Yo estudié aquí, en la Facultad de Medicina, y para mí ahora estar laborando en la Universidad es algo que valoro demasiado”, expresó agradecida y destacó que como docente tiene la satisfacción de compartir sus conocimientos y experiencia con sus alumnos, además de que esta Casa de Estudios le brindó su formación como médico y le dio la oportunidad de continuar con su preparación académica.

 

La Dra. Guadalupe Zaldivar Lelo de Larrea se graduó de la Maestría en Ciencias Médicas de la UAQ, posteriormente tuvo el respaldo de la Facultad de Medicina para estudiar el Doctorado en Inmunología Molecular y Celular en la Universidad de Granada, España.

 

Al volver de Europa se reintegró a sus actividades en el Laboratorio de Inmunogénetica y Cáncer de la Facultad de Medicina, donde junto con otros especialistas de esta unidad académica, se tiene como principal interés: “el estudio de los mecanismos involucrados en el desarrollo del cáncer, con la finalidad de reconocer la malignización de las células mucho antes de que esta enfermedad pueda detectarse clínicamente”.

 

Entre otras materias que ha impartido en la Licenciatura en Nutrición de la Facultad de Ciencias Naturales, en las Licenciaturas en Odontología y en Médico General de la Facultad de Medicina, es titular de la asignatura de Inmunología.

 

“Ahora que les doy Inmunología a mis alumnos trato de ver qué es lo que están publicando, no me gustan clases bien viejas, estoy constantemente revisando lo que se publica. La medicina evoluciona constantemente, se descubren nuevos receptores, nuevas vías, nuevos mecanismos que uno tiene que conocerlos para poder transmitirlos”, asegura.

 

La doctora Guadalupe Zaldivar Lelo de LarRea se define como una persona apasionada y persistente, sus actividades académicas y científicas las realiza con la convicción de estar en el camino acorde su vocación médica y de servicio. Ella misma dice no poder verse haciendo otra cosa.

 

Su espíritu universitario, señala, lo lleva desde que ingresó como alumna de la segunda generación de la Licenciatura en Medico General. De esa época conserva aprendizaje, recuerdos y valiosas amistades de sus compañeros, ahora colegas, y con quienes comparte inquietudes sobre la disciplina, la formación de profesionales y el crecimiento de la Facultad y de toda la UAQ.

 

Particularmente, de esos años como estudiante llegan a su memoria imágenes de cuando la Licenciatura se impartía, junto con sus actividades de laboratorio, en el edificio de la Biblioteca Central ubicada en el Centro Universitario:

 

“Entramos 60 o 65 y quedamos 18, fue la generación con más bajas. Teníamos un horario mixto. Evoco con mucho cariño a los doctores Calderón y Medina, que fueron nuestro maestros de Anatomía, y a la Dra. Guadalupe Puga; ella nos daba Bioquímica y Microbiología, recuerdo mucho que sus exámenes eran ¡dios mío, larguísimos!, empezaban a veces a las cuatro de la tarde y terminábamos siete u ocho de la noche. Curiosamente, yo no sé porqué, llovía siempre que teníamos examen de Bioquímica, todos recordamos eso muy curioso”.

 

A su generación le tocó la transición de Escuela a Facultad de Medicina e inaugurar el actual Campus La Capilla, donde se encuentra esta comunidad. En su grupo también nació el lema de la Facultad: “Por la Vida y la Salud”, creación del Ricardo Ortega Morín, ahora cirujano pediatra, cuando eran estudiantes de segundo semestre de la Licenciatura.

 

Luego de muchos cambios por los que ha pasado la Facultad de Medicina y el Alma Máter queretana, la profesora investigadora festeja el trabajo de las Clínicas del Sistema de Salud Universitaria, las cuales indicó que son el preámbulo para lograr la cristalización de un Hospital de esta Casa de Estudios.

 

“Muchas universidades públicas del país tienen sus hospitales y funcionan muy bien. Esto nos falta y estoy segura que si lo logramos será algo invaluable porque nuestros estudiantes se podrán formar ahí, no sólo los de la Facultad de Medicina, los estudiantes de todas las disciplinas tendrían cabida”, asegura.