Clínica Universitaria de Nutrición “Carlos Alcocer Cuarón”

Por: Mariana Sánchez Solís

Foto: Gybsan Villagómez Carrasco

Brindar servicios de atención y calidad a la comunidad universitaria, así como a la población queretana en general, acorde a las necesidades particulares de cada paciente, para fomentar estilos de vida saludables a través de la nutrición, el ejercicio, la prevención y la atención de enfermedades relacionadas con la alimentación, es el objetivo primordial de la Clínica Universitaria de Nutrición “Carlos Alcocer Cuarón” de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma de Querétaro.

Ubicada en campus Juriquilla, este espacio es el único en el estado que cuenta con un equipo multidisciplinario integrado por profesionales en las áreas de nutrición, medicina, psicología, química farmacobióloga y enfermería. Con tecnología de punta, la intención es mejorar los hábitos de alimentación y actividad física, como factores para contrarrestar problemáticas de impacto de salud pública; además de asesorar a instituciones educativas y empresas en el mismo tenor.

El Lic. Óscar Martínez González, coordinador de la Clínica, expresó que hace más de dos años se comenzó con este proyecto, como parte del compromiso de responsabilidad social que la Universidad asume. Se ofrecen servicios de consulta de nutrición, de medicina general, psicología, análisis bioquímicos, estudios específicos que tienen que ver con composición corporal, para un estudio integral del estado de nutrición del paciente, con un abordaje multidisciplinario adecuado a cualquier patología relacionada al área.

El universitario explicó que la consulta de nutrición involucra la apertura de un expediente clínico, que contenga datos personales y hereditarios que permitan saber si la genética influye en alguna patología que sufra el paciente, así como un historial clínico y para mujeres un apartado gineco-obstétrico. De igual manera se habla sobre la alimentación habitual y con toda la información se ubica si el paciente requiere una orientación alimentaria, o implementar un tratamiento dietético para su objetivo.

Se brinda atención a niños, adultos y personas mayores; también se da asesoría a los atletas que requieren de una alimentación especial por el tipo de actividad física que realizan.

Nueve personas están involucradas en el buen funcionamiento de este espacio; además de que también participan cinco prestadores de servicio social, estudiantes de las licenciaturas en Nutrición y en Educación Física y Ciencias del Deporte (esta última se imparte en la Facultad de Enfermería).

Los costos que la clínica maneja son accesibles en relación a lo que se encuentra en el mercado. La consulta general de nutrición tiene un precio de 160 pesos; el estudio de densitometría con composición corporal, 400 pesos; análisis de glucosa, 50 pesos; biometría hemática, 90 pesos; química sanguínea de seis elementos, 300 pesos; perfil de lípidos, 355 pesos; consulta médica, 25 pesos; entre otros. “Son precios accesibles, para la población en general”, señaló.

Óscar Martínez González destacó que es importante proporcionar esta atención, porque “sucede que muchos de los servicios médicos que se ofrecen de forma gratuita son rebasados en su capacidad, y el de nutrición en sus diferentes espacios de salud pública también presenta esta característica; por eso la Universidad, teniendo toda esta rama del área de la salud, trata de ser una opción adicional con la misma calidad y calidez”.

El universitario recalcó que el área de la alimentación es un espacio de prevención de enfermedades patológicas serias por lo que esta clínica pretende alertar y ayudar a la población con sus servicios. Las estadísticas son alarmantes, dijo, es un momento clave e importante para que se piense en la parte de la prevención; en este sentido, en la Clínica también se imparten cursos de preparación de alimentos.